Clos dAgon

La historia de la bodega Clos d’Agon arranca en 1987, cuando un matrimonio francés decide comprar la antigua masía de Mas Gil, donde ya había 12 hectáreas de viña plantadas con variedades híbridas, marcos de plantación estrechos y conducciones en vaso. Estos propietarios se asesoran con profesionales como Pierre Galet y André Crespy, catedráticos de la universidad de Montpellier y deciden arrancar la viña antigua y plantar variedades francesas de prestigio para la elaboración de vinos de calidad.

Tras esta etapa, seis amigos suizos amantes del vino, entre ellos Franz J. Wermuth (Les Grands Vins Wermuth), Frank Ebinger (Casa del Vino Ebinger) y Silvio Denz (Château Faugères, Chateau Rocheyron, Château Lafaurie-Peyraguey, Montepeloso) adquirieron este renombrado entorno vitícola en el año 1998 y contrataron como asesor al enólogo Peter Sisseck que elabora en Ribera del Duero, grandes vinos  como Pingus, Hacienda Monasterio, etc.

A partir de este momento  se empieza un nuevo proyecto encarado hacia un aumento de la producción de vinos de calidad, con la construcción de una nueva bodega diseñada por el arquitecto Jesús Manzanares  y con el aumento de la superficie de plantación recuperando antiguos bancales en las partes más altas de la finca.

Actualmente, el director técnico Miguel Coronado asesorado por el enólogo Peter Sisseck, siguen trabajando para intentar sacar el máximo partido al terruño particular de Clos d’Agon, y con ello seguir elaborando grandes vinos que se caractericen por un marcado estilo y calidad.

Close